La verdadera historia detrás de la honrada cultura Mexica

miércoles, 11 de febrero de 2015

¡Oh, maravillosa escuela! Siempre aburriéndote y enseñando lo que el sistema quiere que aprendas ¿Alguna vez te has puesto a pensar en la manera tan positiva en la que tus maestros te pintan a México? No estoy diciendo que sea un país malo o algo parecido, pero vamos ¿Por qué será que Estados Unidos nos tiene catalogados de una manera y tiene su propia forma de pensar, mientras que es el mismo caso con nosotros? Todo esto sucede porque el gobierno desea que aprendas ciertas cosas¿O alguna vez te ha dicho la verdadera historia detrás de la honrada cultura Azteca o Mexica? ¿Conoces los verdaderos motivos por los cuales llegaron a donde llegaron? ¿El motivo por el cual fueron capaces de interpretar la señal del águila sobre un nopal? Te contaré la verdadera historia…

Lo que en realidad sucedió es que el pueblo Mexica deseaba aliarse con una civilización vecina con el propósito de engrandecerse. Sin embargo, para que pudieran lograr esto tenía que existir una unión entre pueblo y pueblo, fue de esta manera que los Mexicas comprometieron a su príncipe con la princesa del pueblo vecino. No obstante, hay que tener en cuenta un tema de gran importancia en aquel entonces, la religión. La religión difería mucho de una civilización de otra, mientras que unos tenían a su máxima deidad como la tierra en sí, otros podían tener al agua, solo por ejemplificar un poco más. Lo que hay que tener en cuenta es que el pueblo Azteca se caracterizaba por algo en específico, la sed de sangre que sus dioses poseían, es decir, ésta civilización realizaba sacrificios para prácticamente cada cosa, y las uniones nupciales nunca pasaban desapercibidas, mucho menos cuando se trataba del príncipe del pueblo.

Fue así como, ya te has de imaginar, el ritual que se llevó a cabo tenía sangre de por medio. Lo curioso de acá es que la sangre no era de un animal, sino que los sacrificios siempre eran humanos, y la manera para que ambos jóvenes se unieran de una manera espiritual era matando a la joven princesa, pero el acto no solo se limitaba a acabar con la vida de la predilecta del pueblo, sino que el príncipe debía bailar con la piel de la joven sobre su cuerpo. Ya has de imaginar la reacción del padre ¿No es así? Una vez que el futuro pueblo aliado entró al lugar, su impresión no fue nada agradable. Ante esto, los aztecas tuvieron que huir en espera de una señal que su propio sacerdote les otorgó, la señal que hoy en día se encuentra presente en nuestro escudo, donde sea que estuviera el águila devorando a una serpiente y sobre un nopal, ese iba a ser el lugar donde la futura civilización más esplendorosa de Mesoamérica se asentaría.
¿Sorprendido?

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog contents © Mitología y cultura 2010. Blogger Theme by Nymphont.